Los Char, los ventrílocuos de Luis Eduardo Díaz Granados

0
410

En la política de todo se observa y en nuestras tierras del Caribe Colombiano, es mucho más factible los fenómenos semióticos y semánticos en la creación de slogans de campañas, donde no importa donde vaya el sujeto, el predicado, ni los adjetivos porque lo importante es impresionar a la manera del costeñol.

Llama la atención dentro de la gama de mensajes publicitarios el de un señor que a decir verdad, por lo menos en las tierras de Bolívar, poco se conoce y quizás en aras de que  lo conozcan toma como referente a Los Char. Se trata de Luis Eduardo Díaz Granados, un hombre que quiere llegar al senado bajo el slogan, ” El de Los Char”.

Este slogan, me hace recordar al monje Rasputín, quien se daba una apariencia de Jesucristo, para obtener fama de sanador.

Al parecer Díaz Granados, lleva al estatutos de grandes salvadores  y sanadores de los males de la Región Caribe, a la familia  Char, ojalá y los empresarios no terminen siendo como Rasputín, que cuando la Zarina Anna Vyrubova, en 1905 lo llamó al Palacio de los Zares, para cortar una hemorragia  del heredero al trono, Aleksei Nikolayevich Romanov, que padecía de hemofilia, aunque efectivamente mejoró el enfermo, con el tiempo se dieron cuenta que nunca sanó, porque la técnica del monje no era otra que la hipnosis.

Por lo pronto Luis Eduardo Díaz Granados, nos queda debiendo las propuestas, ahora solo se muestra como el muñeco de unos ventrílocuos de apellidos Char, los que no sabemos si son los mismos de Lorica, hoy radicados en Barranquilla.

Se me olvidaba decirles que a Rasputín, en los corrillos de la época, le llamaban el Monje Loco.

Dejar respuesta