LO QUE NO SE LE PUDO PREGUNTAR AL REGISTRADOR GALINDO

0
601
Carlos Figueroa Díaz

El registrador nacional Juan Carlos Galindo, llegó a Cartagena el viernes 25 de agosto, casi que de incognito a presentar una rendición de cuentas de lo que lleva hoy en su cargo.

Lo que se supone que debe ser una rendición de cuentas, acto público masivo, en el que asiste la comunidad en general, además de los medios de comunicación, terminó siendo prácticamente una presentación, donde el auditorio en su mayoría resultaron siendo las sillas del paraninfo de la Universidad de Cartagena, porque ni los estudiantes del Alma Mater, se enteraron que Galindo estaba en su sede. Los pocos que asistieron casi todos eran funcionarios de la entidad.

Registrador Juan Carlos Galindo

Se supone que al tener la entidad una jefa de comunicaciones, la convocatoria se debe hacer a través de los periodistas y medios de comunicación locales, lo que nunca sucedió.

Pensar mal no es la idea, pero resulta bastante sospechoso que el Registrador Juan Carlos Galindo llegara de  esta manera a la Heroica, cuando sabía que debía una respuesta a una denuncia pública presentada por los medios de comunicación local, porque la sede en la que hoy funciona la entidad  en Cartagena, con relación al contrato anterior, tiene un costo de 9 millones de pesos más, teniendo en cuenta que Corvivienda, pagaba por la misma edificación 16 millones de pesos, mientras que la Registraduría paga 25 millones de pesos mensuales.

All-focus

La información se vuelve relevante porque en unas de las grabaciones que presentó la Fiscalía dentro del proceso que se sigue por presunta irregularidad en la elección de la contralora Nubia Fontalvo, se habló de la posibilidad de pasar la Contraloría para esta edificación y que por ello, se le entregaría a una funcionaria una comisión mensual además de los primeros cuatro meses de arriendo. Llama la atención que el arriendo se realizó para la misma época, que la Fiscalía interceptó la llamada a la funcionaria de la Contraloría con un particular.

Pero no solo el del arriendo, es el interrogante que tenemos en ideaspoliticas, para el Registrador Nacional, son muchos más, entre ellos:

Registraduría auxiliar Blas de Lezo

¿Cuál fue el criterio que tuvo señor registrador para nombrar como registrador auxiliar tres, al señor Luis Felipe Malo, quien es hermano del magistrado Gustavo Malo, presidente de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia, una de las entidades que  convocó al concurso para elegirlo a usted?

El Articulo 266 de la constitución política de Colombia, es claro: El Registrador Nacional del Estado Civil será escogido por los Presidentes de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, mediante concurso de méritos organizado según la ley.

De igual forma señor registrador ¿Qué  criterio tuvo usted para nombrar como jefe de control interno al señor Alfredo Posada Viana excandidato a la alcaldía de Magangué en las pasadas elecciones, cuando existe una demanda vigente, que interpuso en contra de la Registraduría por presunto fraude electoral luego que perdiera por amplio margen de votos con Pedro Alí?

¿Cuáles son sus argumentos señor registrador, para pagar arriendos en el Barrio Blas de Lezo y Chino, por la suma de 6 millones 500 mil pesos, en sedes auxiliares, cuando es conocido que el canon de arrendamiento en estos sectores de la ciudad, no llegan a esos montos?

¿Quiénes aparecen como propietarios de estos bienes donde funcionan estas sedes auxiliares en el Barrio Chino y Blas de Lezo?

¿Qué requisitos laborales, tuvo en cuenta para nombrar a la actual registradora del municipio de Magangué?

¿Qué requisitos cumplen las personas recién nombradas en la entidad y que según una fuente, son algunos, sobrinos y primos de los miembros del sindicato?

Los nombramientos y las contrataciones en la Registraduría, los hace todos el nivel central, las delegadas, no tienen facultades para ello.

Estos interrogantes, los pudo haber respondido el Registrador Galindo, en medio de la rendición de cuenta, pero fue imposible, la atención a medios fue limitada y las preguntas solo debían ser sobre un programa recién lanzado por la entidad, que a decir verdad pasa a un segundo plano, cuando existen tantas dudas sobre el servicio que presta la Registraduría por lo menos en esta seccional del país.

En ocasiones los funcionarios se les olvida que la rendición de cuentas, es una obligación, al ser sus cargos públicos, que se pagan con los dineros que desembolsamos los contribuyentes a través de los impuestos.

Nos toca esperar que a través de su oficina de comunicaciones, el señor registrador Juan Carlos Galindo, nos responda por ahora estos pocos interrogantes, entre unos 30 que posteriormente le enviaremos.

 

 

 

Dejar respuesta