EN ESTA NAVIDAD SOLO DESEO PARA CARTAGENA  PAZ Y SEGURIDAD.

0
3153
Angélica Martínez

Se llega la época de navidad, cuanta nostalgia, recuerdo de pequeña en mi barrio pobre donde nací, muy emocionada por los juguetes que nos traía el niño Dios a mis hermanos y a mí, algunas veces el niño Dios cumplía, otras muchas como que no alcanzaba para tantos regalos de tantos niños, no importaba igual, eran tiempos felices, las calles destapadas de mi barrio, con sus chorritos de aguas negras que pasaban a cada lado de ella, (no había alcantarillado), era nuestro escenario deportivo, salíamos y jugamos con todos los amigos y amigas de la época, sin prevenciones ni miedos.

No existía la posibilidad de que salieran de imprevisto dos pandillas matándose y quedáramos en la mitad o que pudiéramos perder la vida por una bala pérdida, las peleas de los vecinos y amigos eran a golpes a trompadas, no se veía los revólveres, la intolerancia era controlable, si le hacías algo a un vecino, algún irrespeto, prepárate el vecino te corregía y tus padres ( en mi caso mis abuelos) te remataban, que nostalgia que costumbres de ese grupo de amigas y amigos la mayoría profesionales y los que no, gente honesta trabajadora, que no caímos en la perdición de la droga sino nos formaron para servir a nuestra sociedad.

Para esta navidad solo tengo un deseo para Cartagena, paz. Seguridad, pero esa seguridad solo la dará cuando las familias y el Estado, en su forma humana, que es el gobierno, tomen conciencia que hay que hacer un trabajo de sinergia, que aportas tú como padres, como cuidadores y que oportunidades reales nos proveen estos ( o sea el gobierno), porque es muy difícil a la o el joven abandonado, maltratado, que poco o nada le queda de autoestima, exigirle, pedirle que se comporte eso no se vende eso se aprende, también ese joven que se gradúa y tiene sueños de seguir con sus estudios y oportunidades de ¿a dónde?, solo espera los fines de semana con sus amigos en tomaderos de licor donde pululan las drogas y el alcohol y donde un simple roce te puede costar la vida, la triste historia que día a día llena las noticias de mi terruño, o el o la joven que drogado atraca porque quiere seguir la rumba y en su intento por apoderarse de lo que no le pertenece termina muerto o mata.

Cuanta tristeza me da al ver estas noticias y me pregunto si los y las jóvenes de nuestro Distrito son presente y futuro de nuestro país. ¿Qué futuro es el que nos espera?, eso por una parte de igual manera, al joven que mata es una verdadera tragedia para la familia, pero de igual magnitud para la familia del agresor, me niego a creer que alguien quiera que sus hijos se dañen su vida de esta negra manera, presos.
Para esta navidad solo deseo, paz, amor y mucha equidad para mi ciudad.

Gracias por leerme.

ANGÉLICA MARTÍNEZ
ADM. PÚBLICA
TP.1119204
ESP. EN PROYECTOS DE DESARROLLO

Dejar respuesta