15 AÑOS DE IMPUNIDAD DE LA MASACRE EN LOS GUAIMAROS

0
169

Ya han pasado 15 años. Este 30 de agosto, se conmemora una fecha más de las masacre en los Guaimaros, jurisdicción del municipio de San Juan Nepomuceno, en el Corregimiento de Corralito hasta donde llegaron desadaptados sociales  en el 2002 y asesinaron a 15 campesinos, cuyo único pecado era arar la tierra fértil de este enclave de los  Montes de María.

Hombres armados uniformados con camuflados, llegaron hasta la Finca Guaimaros y mataron a cinco personas, las que laboraban a esa hora. De igual forma llegaron al predio el Tapón y asesinaron a tres hombres más que ahí se encontraban.

Preocupados por la suerte de sus familiares y amigos, 7 hombres de la población que se encontraban en San Juan, se montaron en un viejo jeep Willy, con el propósito de  averiguar sobre lo sucedido y de igual forma fueron asesinados, de manera vil, con tiros de gracias y martillo. Los cadáveres fueron encontrados a la orilla de un camino polvoriento junto al vehículo incinerado

En estos 15 años, la justicia se ha olvidado de los muertos y de sus familiares, quienes lloran como el primer día a sus seres queridos. La impunidad reina; hoy día en ninguno de los procesos de desmovilización ni dejación de armas por la guerrilla y los paramilitares, nadie ha hablado de la masacre del Guaimaros

En Colombia es costumbre que se esclarezcan homicidios de acuerdo a quienes sean las víctimas, y todo porque se maneja la tesis de que los muertos no por estarlo, dejan la estratificación.

Francisco Contreras Lang, Eugenio Mercado García, Manuel Yepes Muñoz, Sergio Herrera Barrios, Joaquín Ortega, Danilso Cantillo Meléndez, Edilberto Federico Meléndez, Manuel Tapia Pájaro, Manuel Luna Barrios, Andrés Romero Quintana,  Rafael Barrios Serrano, Roberto Blanco Rodríguez, José Luis Contreras Ardila, Rafael Santana Manjarrés y Rider Ramírez Cantillo, son nombres que no se olvidan en la región pese al tiempo que llevan muerto. Sus familias llevan 15 años de espera, para conocer quienes son  los autores de esta masacre,con el propósito que se haga justicia y que los asesinos paguen con cárcel.

La  resistencia al olvido, ha sido la tarea diaria de los familiares. Este 30  de agosto, miércoles, se celebrará  una misa a las 6 de la tarde en la iglesia central de San Juan y el 31 jueves, una caminata partiendo del Parque Central recorriendo la calle principal hasta llegar al Parque Playa Herrera para instalar una placa en homenaje a las víctimas.

“Perdonamos pero no olvidamos a nuestros seres queridos. Para ello el arte ha sido  nuestro mejor aliciente”, explican familiares.

Hoy día como lo dice la académica montemariana, Soraya Bayuelo: “padres, hermanos, tíos, hijo e hijas, intentan construir la memoria colectiva con ejercicios de reconstrucción del pasado que tienen puentes reparadores en sus vidas”.

Solo esperamos que la reparación a los familiares y el derecho a saber la verdad, sea prioridad para el Gobierno Nacional.

“NO a la impunidad”, gritamos a voz en cuello

Dejar respuesta